• Sáb. Jul 31st, 2021

Rubén Blades y Gilberto Santa Rosa recuerdan sus encuentros con Cano Estremera

PorNelson Romero

Oct 29, 2020

Los artistas recordaron la relación que mantuvieron con Cano Estremera

Los artistas atesoran momentos claves en la carrera del fenecido sonero.

El cantautor panameño Rubén Blades recordó ayer su relación con Carlos Enrique “Cano” Estremera, tras conocer la muerte de “El Dueño del soneo”.

El sonero falleció ayer a las 2:00 p.m. por complicaciones de salud en un hospital en la isla. Blades reaccionó a la noticia con una publicación en las redes sociales en la que narró la primera vez que escuchó a Estremera cantar en una presentación en la también estuvo la fenecida Celia Cruz y la última vez que compartió con él en Filadelfia, mientras el sonero se recuperaba de un trasplante de pulmones.

El 2 de noviembre de 2018, Estremera fue sometido a un doble trasplante de pulmón. Sin embargo, aunque la cirugía fue un éxito, despertó con una parálisis de las rodillas hacia abajo que le imposibilitó caminar.

Su esposa Yamira Arce confirmó ayer la muerte del vocalista de 62 años al manifestar su dolor en las redes sociales. «Mi corazón está destrozado, no tengo consuelo”, escribió la viuda en su Facebook.

Se ha mudado al “otro barrio” mi colega y amigo puertorriqueño, Carlos Enrique “El Cano” Estremera. Lo vi por primera vez en el entonces recién inaugurado “Centro de Convenciones” en Isla Verde, durante una serie de presentaciones que hice a finales de los 70′s en Puerto Rico, con la Orquesta local “La Solución” acompañándome. En una de esas fiestas de graduación, después de mi turno, venia Celia Cruz y “El Cano”, que era todavía un jovencito, le pidió que lo dejara cantar unos soneos. A Celia le causó gracia la audacia del joven y lo subió a la tarima. “El Cano” se botó y lo que me llamó la atención fue la capacidad para improvisar y el sentido del humor que le daba a sus soneos. Estuve seguro de su éxito y así fue”, recordó el cantautor panameño en Facebook.

EL CANO

Se ha mudado al «otro barrio” mi colega y amigo puertorriqueño, Carlos Enrique «El Cano» Estremera.
Lo vi por primera vez en el entonces recién inaugurado «Centro de Convenciones» en Isla Verde, durante una serie de presentaciones que hice a finales de los 70’s en Puerto Rico, con la Orquesta local «La Solución» acompañándome. En una de esas fiestas de graduación, después de mi turno, venia Celia Cruz y «El Cano», que era todavía un jovencito, le pidió que lo dejara cantar unos soneos. A Celia le causo gracia la audacia del joven y lo subió a la tarima. «El Cano» se boto y lo que me llamo la atención fue la capacidad para improvisar y el sentido del humor que le daba a sus soneos. Estuve seguro de su éxito y así fue. Lo vi hace meses atrás, cuando me enteré que no estaba a bien de salud. Tuve un tiempo libre de la serie que filmo y averigüé a través de un amigo, Faustino Vidro, como conectarme con su esposa, Yamira.
Me fui a Filadelfia, al hospital a verlo, y a darle un abrazo. Estaba como siempre, reído y optimista. No podía caminar pero los dos pensamos que sería cuestión de tiempo para volver a hacerlo. Pasamos un buen rato, me despedí y pensé que la próxima vez lo vería cantando en la tarima que dominó como pocos.
Se fue El Cano Estremera pero nos deja perlas como «La Boda de Ella». Todavía me río cuando lo oigo decir que necesitará «un alcahuete, que le cargue los anillos».

A Yamira, familiares, seres queridos, y a Puerto Rico, mi pésame y un abrazo grande, mío y de Panamá.

Buen viaje, «Cano».
Rubén Blades
28 de Octubre, 2020

Sobre su último encuentro narró que tanto Estremera con él, junto a los seguidores de la salsa esperaban volverlo a ver en tarima.

«Lo vi hace meses atrás, cuando me enteré que no estaba a bien de salud. Tuve un tiempo libre de la serie que filmó y averigüé a través de un amigo, Faustino Vidro, como conectarme con su esposa, Yamira. Me fui a Filadelfia, al hospital a verlo, y a darle un abrazo. Estaba como siempre, reído y optimista. No podía caminar, pero los dos pensamos que sería cuestión de tiempo para volver a hacerlo. Pasamos un buen rato, me despedí y pensé que la próxima vez lo vería cantando en la tarima que dominó como pocos. Se fue El Cano Estremera, pero nos deja perlas como “La boda de ella”. Todavía me río cuando lo oigo decir que necesitará “un alcahuete, que le cargue los anillos”. A Yamira, familiares, seres queridos, y a Puerto Rico, mi pésame y un abrazo grande, mío y de Panamá. Buen viaje, “Cano”, concluyó el cantante y actor.

Gilberto Santa Rosa revive los momentos con el sonero

El “Caballero de la salsa”, por su parte, también repasó parte de las anécdotas que vivió junto a Estremera. Contrario a lo que algunos pudieran pensar Santa Rosa y Estremera nunca fueron rivales del soneo, ya que cada cual validó su estilo en tarima.

El intérprete salsero compartió un escrito y una foto con Estremera en su cuenta de Instagram. En su reflexión manifestó la relación que mantuvo con Estremera, a quien deseaba volver a ver en los escenarios.

“Como suele pasar en estos momentos recuerdo la primera vez que lo escuché cantar siendo yo un niño y él un poco menos niño que yo, al ritmo de plena acompañado de “Los Pleneros del caserío Las Casas” que más adelante se convirtieron en “Los Pleneros del Quinto Olivo”. Desde entonces lo vi pasar por la orquesta Mulenze, la orquesta Barrio Latino, Bobby Valentín y su Orquesta, donde desarrolló su estilo y se convirtió en solista ganándose el cariño y respeto de sus fanáticos.¿Irreverente? Sí, ¿Controversial? También, pero siempre con el deseo de innovar y añadir dinamismo a la música que le apasionaba. “Dueño del Soneo” se hizo llamar y en cada actuación defendió su título. Muchos pensaron que éramos rivales y no saben que teníamos una relación que por las cosas de la “extraña vida” se estrechó más luego de su transplante de pulmones. Cuando todos pensamos que esos dos pulmones lo iban a devolver al escenario y a la música que amaba, el destino tenía otro plan y puesto en claro… otra rumba para Él”, escribió Santa Rosa.

Compartir en:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *