• Dom. Ene 17th, 2021

Policías cobraban por permitir fiestas, drogas y relaciones sexuales en URI de Valledupar

PorRedacción

Dic 26, 2020

26 de Diciembre de 2020

Los tres agentes capturados se encargaban de ingresar celulares, drogas y licor para fiestas privadas. Además, obligaban a las reclusas a tener encuentros sexuales con los detenidos y permitieron la tortura a otros capturados.

La Fiscalía General de la Nación capturó en las últimas horas a tres uniformados que trabajaban en la URI de Valledupar y que, aparentemente, cobraba dinero a los reclusos para permitir que realizaran fiestas,consumieran drogas,tuvieran relaciones saxuales entre ellos o con personas externas, y tener otras comodidades dentro del centro de reclusión.

ABOGADO PENALISTA. MIGUEL BOLIVAR ACUÑA

Los agentes, adscritos al comando Cesar, son Sergio Antonio Mendoza Chiquillo, Ellevis Luis Alarcón Riviera y Edwin Calderón Vargas, quien en las últimas horas fueron privados de su libertad por hechos relacionados con corrupción dentro de la Unidad de Reacción Inmediata de Valledupar, ubicada en el barrio Dangond de la capital del Cesar. Según el portal Cesar Noticias, un cuarto policía estaría involucrado, pero no ha sido capturado.

La investigación la realizó la seccional 12 de la Fiscalía desde enero y hasta noviembre de 2020. En el expediente que entregaron los investigadores de la institución aseguraron que los agentes establecieron la exigencia de dinero a los reclusos de la URI para garantizarles comodidad en el lugar, sexo entre ellos o externos, con hombres o mujeres.

Lucila Vidal Luque, directora de Fiscalías en Cesar, según Noticias Caracol, explicó que los agentes “exigían sumas de dinero a personas recluidas a cambio de beneficios como comodidad al interior de la celda, tener relaciones sexuales entre internos, permitir el ingreso de personas externas, ingreso de celulares y realización de fiestas privadas”.

Los delitos por los que fueron capturados los agentes de la URI de Valledupar contemplan concierto para delinquir, concusión, cohecho propio, constreñimiento a la prostitución y tortura.

Este último delito obedece a uno de los descubrimientos más graves de la Fiscalía. Según el ente investigador, a cambio de $300 mil pesos el agente Sergio Antonio Mendoza Chiquillo, organizó todo para que un recluso fuera trasladado a una celda específica y fuera torturado.

“También se autorizó el ingreso de mujeres ajenas a la URI para que sostuvieran sexo con los detenidos por el término de dos horas y a cambio recibían una suma por una $100.000 y permitían que las mujeres sostuvieran sexo con los hombres”, dijo el delegado de la Fiscalía, según citó Caracol Radio.

El expediente de la Fiscalía reveló que los sitios donde los policías permitían tener relaciones sexuales a los reclusos eran los pasillos, oficinas de custodio y también en las salas de audiencias virtuales; sin embargo, por estas últimas la cuota subía a $200 mil pesos.

Por otro lado, según el ente investigador, el policía Ellelvis Luis Alarcón Riviera se encargaba de costreñir a las reclusas que ingresaban a la URI para que tuvieran encuentros sexuales con los detenidos, a cambio de dinero y beneficios.

Los policías detenidos están a disposición del Juzgado Cuarto Penal con funciones de control de garantías, a la espera de la audiencia de legalización de captura, imputación de cargos y medida de aseguramiento.

 “La Policía adelanta la correspondiente investigación disciplinaria para esclarecer este hecho y para establecer las sanciones correspondientes, continuaremos direccionando el comportamiento ético de todos nuestros hombres y mujeres de la fuerza”, aseguró el coronel Jesús de los Reyes, comandante de la Policía del Cesar.

Ante la gravedad del hecho, varios reclusos de la URI fueron trasladados a otros centro de reclusión.

Compartir en:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *